telar

una noche nuestro cielo se nubló

y nos vimos desnudos y sin camino

vos y yo

con la bruma del dolor vamos a hilar

delicadas hebras del color del aire

dedo por dedo, baile minucioso

que dara hilos áridos y firmes

que cambiaran el dolor en fuerzas

y vamos a tejer con las horas que vienen

una paciencia nueva, hecha de nuestra sangre

de nuestro cansancio

de huellas que hicimos

sin poder ir de la mano

de horas de esperarnos

de buscarnos

de noches de sonar un solo sueño

de universos de química 

cada dolor va a ser un filamento

cada lágrima una tintura nueva

y en el telar de los días

que vamos a hacer juntos

tejeremos

esta vida 

vida nuestra

que cada mañana comienza

vos y yo.